Será inevitable que los modelos de gestión del Facility Management se vean impactados como consecuencia del COVID-19, así como muchos sectores de negocio en nuestro país y en el mundo. Los servicio del FM están ligados con la conversión de los inmuebles y lo más importante son las personas al interior de estos, por lo cual se debe asegurar la seguridad física y la bioseguridad de las instalaciones.

Nunca imaginamos una situación así, pero ha sucedido y esto ha revelado muchas oportunidades de mejora para los gobiernos y las organizaciones en general. Muchos no disponían de plataformas y protocolos para realizar trabajo remoto, comunicación en crisis, aislamiento social y planes de continuidad en tiempos de pandemias; aun así, esta coyuntura nos deja enseñanzas y nos ha llevado a acelerar los procesos de implementación de estrategias efectivas de gestión de instalaciones.

Ha surgido una serie de tips post pandemia. Lo cierto es que el papel de las empresas que brindan servicios de Facility Management, juegan un rol importante en la implementación de las estrategias más efectivas, con el objeto de prevenir y minimizar el riesgo de contagio del personal en las instalaciones. Las medidas implementadas por el gobierno, con el levantamiento paulatino de la cuarentena y la reactivación de la economía, debemos asumirlo con mucha responsabilidad en las organizaciones.

Por eso, en Tgestiona compartimos algunas recomendaciones para la bioseguridad en las instalaciones:

  1. Control de la temperatura corporal de las personas antes de ingresar a las instalaciones.
  2. Colocar al ingreso de las instalaciones, dispensadores de sustancias desinfectantes para las manos y pediluvios.
  3. Reducción del aforo del personal, hasta un máximo del 50% del aforo establecido en las cartillas de INDECI.
  4. Establecer el distanciamiento social, en las posiciones de trabajo a no menos de 1.5 mt.
  5. Las reuniones se deberán realizar a través de videoconferencia o audio conferencia.
  6. Utilizar las mascarillas de manera permanente.
  7. Las rutinas de limpieza deben reforzarse, para reducir la probabilidad de supervivencia del virus en superficies y objetos.
  8. Los sistemas de ventilación y acondicionamiento de aire deben desinfectarse en periodos más cortos, en caso de sistemas con ductos, deberá implementarse desinfección a través de rayos UV o con amonio cuaternario (a través de empresas especializadas).
  9. Mantener la comunicación abierta con el personal, para la declaración de familiares con síntomas de COVID-19 o positivos.
  10. Implementar carteles de prevención del contagio del COVID-19 en zonas visibles y de transito de personal.

La crisis sanitaria y económica sin duda, nos lleva a nuevos desafíos y La gestión del Facility Management tiene un gran reto por delante.