Seguro que muchos hemos escuchado la palabra “mantenimiento” en la disciplina de Facility Management (FM); sin embargo, no nos hemos detenido a interpretar cuál es el verdadero significado de ello; su necesidad y beneficios de llevar un correcto control del mismo.

Desde la visión de FM, el mantenimiento no solo abarca una intervención periódica de cumplimiento por un ANS, sino la del cuidado de los equipos a fin de prevenir y evitar paralización en la operativa y/o continuidad del negocio. Por ello es muy importante establecer algunos parámetros en función a la operación, zona, clima, recomendación del fabricante, etc

Tipos de Mantenimiento

A partir de estos puntos podemos fijar frecuencia y alcance del mantenimiento, siempre encaminados en que la actividad en sí, pueda asegurar que los equipos alcancen o, en el mejor de los casos, excedan su vida útil.  

Dentro de los distintos tipos de mantenimiento, los más comunes que podemos considerar son los siguientes:

  • Mantenimiento Predictivo.
  • Mantenimiento Preventivo.
  • Mantenimiento Correctivo

En cada uno de estos tipos podremos evidenciar diferentes ventajas, así como desventajas, desde la visión de cliente y usuario.

Mantenimiento Predictivo y Preventivo

Para el caso de mantenimientos predictivos y preventivos sus ventajas están orientadas a:

  • Reducir las fallas
  • Averías
  • El tiempo de paralización en una reparación
  • Prolongar la vida útil de los equipos y
  • Ahorro de energía.

Como usuarios finales, definitivamente la percepción es contar con una mayor seguridad en los espacios del inmueble y la satisfacción de los clientes. Por el lado de las desventajas encontramos la inversión inicial en equipos que permiten emitir un diagnóstico anticipado, costo de mano de obra permanente, etc

Mantenimiento Correctivo

Por el lado de los mantenimientos correctivos podremos notar algunas ventajas, como por ejemplo:

  • Bajo costo en los mantenimientos correctivos ejecutados posteriores a los preventivos dentro de un corto plazo.
  • La planificación mínima
  • Confiabilidad en el funcionamiento continuo.

Gestión y Planificación

La planificación resulta un pilar importante en la gestión: ya que de ello nacen distintas variables como por ejemplo el plan de renovación de equipos en función al gasto y tiempo de los mismos, lo cual permite tomar decisiones para poder migrar a nuevos sistemas y tecnologías.

En la gestión del mantenimiento, es primordial establecer siempre indicadores, no solo de cumplimiento en programación, sino en eficiencias de costo en el tiempo por tipología de equipos y/o instalaciones.

Es posible lograrlo mediante una cultura de uso y convivencia entre las diferentes áreas de la organización, pues muchas veces los correctivos nacen debido a un factor humano como por ejemplo mal manejo del equipo, uso indebido, entre otros.

En la actualidad, para llevar un control efectivo es recomendado tener un software de gestión, que permita automatizar el proceso de cada especialidad y cliente.

Sin duda, podríamos extender este tema mencionando muchas cosas más de esta actividad, pero es preciso mencionar que llevar un control adecuado del mantenimiento asegura el buen desempeño de los equipos e infraestructura.

Victor Giovanny Pichilingue Villarreal.

Síguenos en LinkedIn