Hoy en día, la coyuntura actual, ha obligado a las empresas a ser más flexibles y dinámicas en sus operaciones diarias, de cara a cubrir las necesidades de sus clientes, lo mismo que se convierte en un reto diario para el Facility Management.

Lo cierto es que, en principio todos los servicios pactados entre cliente y proveedor ya se encuentran definidos por acuerdos de nivel de servicio, bajo un alcance y estructura definida, y en nuestro día a día como socios estratégicos del cliente, es nuestra responsabilidad circunscribirnos a esto.

Sin embargo, el problema es que, sin darnos cuenta, producto de nuestra acelerada y agitada operación diaria, construimos muros de rutina a nuestro alrededor, los cuales cada día se vuelven más altos y difíciles de atravesar.

En el tiempo, lo que ocurrirá (más temprano que tarde), es que cuando un cliente solicite algo nuevo (distinto al alcance inicial de los SLAs establecidos), será muy complicado salir de la caja de rutina, lo que llevará a que, por falta de conocimiento, tiempo, expertise, temor a fallar e incluso por comodidad; nos inclinaremos a negarnos o simplemente a indicar que lo solicitado “no forma parte del alcance del servicio”

Reto para empresas de Facility Management

Es así, que hoy en día las empresas de Facility Management no solo deben estar preparadas para ofrecer calidad y confiabilidad en sus servicios, ya que ambas forman parte implícita del servicio brindado; y deben darse por sentado.

Facility Management: Flexibilidad y Adaptación

Lo que el mercado necesita, además, son empresas flexibles, que se adecuen verdaderamente a las distintas necesidades del cliente, preparadas para abordar nuevos alcances, los cuales pueden presentarse intempestivamente y en distintos tipos de requerimientos como: mantenimiento, obras, gestión patrimonial, etc.; pero sobre todo asegurándole un alto índice en respuesta rápida, independientemente de la ubicación geográfica donde el cliente lo requiera.

Tgestiona – Líder en servicios de facility management

Consciente de ello, TGESTIONA como empresa líder de servicios de Facility Management en el Perú, ha sabido adaptarse al mercado y a sus clientes. Además, también ha sido capaz de adaptar rápidamente sus procesos y procedimientos internos, con la finalidad de brindar atenciones y soluciones rápidas a las distintas necesidades de sus clientes.

Para ello, el equipo humano que conforma la empresa posee un perfil único y especial, pues como parte de su ADN “laboral”, tiene como objetivo primordial “el cliente”.

Aplicar esto en la teoría parece simple; sin embargo, en la práctica no lo es, pues para lograrlo toda la organización debe ser consciente que “el cliente” no solo es responsabilidad del equipo operativo, sino que es el objetivo común y principal de todas las áreas de la empresa, en donde todas funcionan como una máquina sincronizada de alta precisión (tales como reclutamiento, selección, compras, safety, Operaciones, Control financiero y Gerencias),  en la que cada una de ellas se encuentran conectadas.

Finalmente, las empresas que logran esto, pueden mantener y cultivar esta cultura organizacional de flexibilidad operacional a través del tiempo, inculcándolo y difundiéndolo a todo su personal (actual y nuevo) liderados por los niveles más altos de la empresa, con la finalidad de asegurar su desarrollo y crecimiento en el dinámico y apasionante mundo de los servicios de Facility Management.

Allan Mango Diaz

Subgerente de Operaciones

Síguenos en Linkedin