La coyuntura actual ha hecho que muchas empresas de diversas industrias replanteen nuevos métodos de trabajo, de comunicación y más. Sin embargo, el objetivo siempre seguirá siendo el mismo: el de poder seguir colaborando en equipo, fortaleciendo el ambiente laboral y que más personas puedan saber de las buenas prácticas de la marca. A su vez, este nuevo panorama ha logrado que las organizaciones sean más flexibles y dinámicas con respecto a sus operaciones diarias, y claro está, para cubrir las necesidades de sus clientes.

Con ello, las empresas que se dedican al facility management siguen trabajando en estrategias para coordinar, planificar, proporcionar y mantener entornos de trabajo productivos, gestionando de manera integral sus instalaciones, desde el diseño y desarrollo de proyectos inmobiliarios, hasta el mantenimiento de su infraestructura.

Al principio, todos los servicios pactados entre cliente y proveedor ya se encuentran definidos por acuerdos de nivel de servicio, bajo un alcance y estructura definida, y en nuestro día a día, como socios estratégicos del cliente, es nuestra responsabilidad circunscribirse a esto.

Pero, con el pasar del tiempo, lo que ocurrirá es que cuando un cliente solicite algo nuevo, será muy complicado salir de la caja de rutina. Esto, en algunos casos, es debido a la falta de tiempo, expertise, temor a fallar e incluso por la comodidad de mantenernos en la zona de confort; nos llevará a negarnos o simplemente a indicar que lo solicitado “no forma parte del alcance del servicio”. Es allí, donde debemos reinventarnos, planteando soluciones innovadoras y aplicándolas de la manera más eficiente, para generar valor a nuestros clientes.

Reto para las empresas de Facility Management

Es así, que hoy en día las empresas de Facility Management, con Tgestiona a la vanguardia de las nuevas exigencias del entorno, no solo deben estar preparadas para ofrecer calidad y confiabilidad en sus servicios. Lo que se necesita también es que se adecuen verdaderamente a las distintas necesidades del cliente, preparadas para abordar nuevos alcances, los cuales pueden presentarse intempestivamente y en distintos tipos de requerimientos como: Mantenimiento de Infraestructura y Equipos, Ejecución de Obras, Administración de Proyectos, Gestión Patrimonial, Gestión de Servicios Generales, etc.; pero sobre todo asegurándose un alto índice en respuesta rápida, independientemente de la ubicación geográfica donde el cliente lo requiera.

Conscientes de ello, es momento de adaptarse al mercado y los clientes. Frente a un 2022 retador, es necesario compartir puntos fundamentales que se deben tomar en cuenta para brindar soluciones rápidas y, sobre todo, eficientes.  Estos son:

Soporte tecnológico

Debido al trabajo remoto de los clientes, cada vez se hace más necesario contar con información digitalizada y actualizada. Esta debe estar en línea (disponible en cualquier momento) y de forma centralizada en una única plataforma. Esto aplica tanto para las gestiones administrativas (contratos, actas, documentos de compra, etc.) como en la gestión operativa del servicio (check-list de rutinas, reportes periódicos, informes, certificados u otros). Esta nueva forma de gestionar, contribuirá de forma muy significativa con el compromiso permanentemente de velar por el cuidado del Medio Ambiente a través de la reducción del consumo de útiles y consumibles (papel, tinta, toner u otros).

Internet de las Cosas (IOT)

La implementación de esta tecnología ayudará a que los edificios y equipos puedan ser monitoreados de manera rápida y con información precisa. Mediante esta herramienta no solo se podrá brindar a los clientes el status de sus equipos de manera on-line, sino que además se podrán tomar acciones anticipadas, evitando que las posibles incidencias de falla, se tornen emergencias. De igual forma, los operadores de FM podrán ser más eficientes y disponer mejor de su personal operativo, enfocándose en aquellas actividades que realmente necesitan su presencia física y por consecuencia mejorando los niveles y tiempos de atención con sus clientes.

Control de medidas preventivas COVID-19

Es de suma importancia que los ambientes cuenten con las medidas mínimas exigidas por las entidades correspondientes (organismos fiscalizadores de salud o trabajo), que aseguren la adecuada implementación de medidas preventivas ante posibles contagios. Ante ello, las empresas FM deben estar en la capacidad de atender necesidades como son: Control de aforos, Control de entrega y abastecimiento de implementos de protección COVID (mascarillas, alcohol en gel y líquido, u otros), Desinfección de vehículos de campo, Implementación de filtros HEPA en sistema de ventilación, entre otros.

Diseño de Espacios

Bajo las nuevas modalidades de trabajo (semipresencial o mixto), los ambientes de trabajo en oficinas se están rediseñando con un enfoque de posiciones de trabajo flexibles y dinámicas, puesto que las jornadas laborales diarias en oficina serán más cortas o con menor frecuencia de asistencia semanal. En estos diseños predominan los espacios abiertos (sin cubículos, ni divisiones), mejorando así las condiciones de iluminación y ventilación como medidas de cuidado de la salud de los colaboradores, y a su vez, facilitando la comunicación, interacción e integración de las personas del equipo.

Es momento de empezar a cuestionar la forma en que hacemos las cosas, ser creativos e innovadores, reinventándonos permanentemente, con el fin de aplicar nuevas acciones para asegurar el cumplimiento de nuestros objetivos, pero, sobre todo, con las expectativas y satisfacción de nuestros clientes.

Por Allan Mango

Subgerente de Operaciones de tgestiona

Síguenos en LinkedIn