Buscar una empresa y un sector que permita el desarrollo es uno de los principales objetivos de todo profesional que se encuentre en el proceso de posicionarse en el mercado laboral, sobre todo en los más jóvenes, los cuales optan por ingresar a empresas que les permitan hacer una línea de carrera.

El negocio del FM tiene que adaptarse constantemente a las necesidades del cliente lo cual permite que el servicio tenga posibilidad de aumentar el alcance y con ello se presenten nuevas oportunidades laborales, logrando así ser atractivo para profesiones que buscan el continuo aprendizaje y crecimiento.

Mientras más posiciones en el sector haya tenido un profesional antes de ser Facility Manager, más posibilidades tendrá de tener éxito en el puesto, ya que conocerá todos los subprocesos que implica poder manejar el servicio donde se cuenta tanto con clientes externos a la organización como también con clientes internos a los cuales deberá presentar resultados que deben estar alineados a las metas planteadas por ambas partes. Desde mi punto de vista, hay distintas formas de trazar una línea de carrera antes de ser un Facility Manager para ser un profesional completo. Incluso estas se podrán combinar a lo largo del tiempo en el que este se va desarrollando. Las podríamos segmentar de la siguiente manera:

  • Vertical: Quizás es la forma de línea que más se puede encontrar en la disciplina. Un Facility Manager que haya estado en puestos de menor jerarquía y haya venido escalando, tendrá la facilidad de resolver problemas operativos y guiar al personal que tenga a cargo en los mismos. La experiencia de haber estado en sus mismas posiciones ayuda no solo en eso, sino también a entender en todo aspecto a su equipo; sin embargo, se tiene que tener claro que el rol como líder de servicio en ese sentido es orientar a que ellos puedan resolver dichos problemas y promover un mejor entendimiento de las necesidades del cliente.
  • Horizontal: Un ejecutivo de servicio que haya pasado por otras áreas de la organización como las de soporte o finanzas, entenderá mejor que es lo que la empresa espera de él como cliente interno, además de poder utilizar mejor los recursos que esta le ofrece para poder llevar de manera óptima su servicio.
  • Salto: Un FM que dejó de ser cliente para volverse prestador de servicio, tendrá el cambio más drástico en la manera de ejercer la disciplina; sin embargo, el tener la experiencia de cliente enriquecerá el servicio, ya que tiene claro cuáles son las expectativas que se espera del mismo, lo cual le permitirá aportar ideas innovadoras que mejoren los niveles de servicio, así como poder ofrecer soluciones nuevas que le hubiese gustado tener cuando se encontraba “del otro lado”, agregando así un valor importante que fidelizará a los clientes.

De ello resulta necesario decir que el llevar una línea de carrera de cualquiera de las 3 maneras presentadas, o incluso combinarlas, impactará positivamente al conocimiento y destrezas que pueda tener un Facility Manager, permitiendo así que cuente con más herramientas para el desarrollo del servicio.

“Mientras desde más adentro conozca su organización y su servicio, un FM puede llegar a ser mucho más completo y más interesante para el mercado”.

Hans Alama

Supervisor de Operaciones -Tgestiona