El control de mantenimiento contiene las decisiones y acciones asociadas a ingeniería, suficientes para optimizar un nivel de capacidad y calidad especificada, también se encarga de proteger cada etapa del ciclo de vida de los sistemas técnicos. Como base del sistema técnico, fundamentalmente se debe incluir: capacidad interna de mantenimiento, servicios externos, gestión de materiales y medición de desempeño.

En cuanto a los alcances del control de mantenimiento, debe incluir una correcta planificación y operación, para aumentar la eficiencia de los procesos de fabricación que significa, aumentar la productividad y suprimir el despilfarro.

El procedimiento de costeo es pieza importante porque permite organizar y ensamblar las actividades de la organización para lograr un nivel de utilidad acorde con los objetivos ya planteados por la dirección, por ello minimizar los costos debe ser un reto alcanzable. Sin embargo, no solo tienen ventajas, sino también desventajas como requerir archivos, insensibilidad en la diferenciación de procesos y diferencia de inadecuados desempeños. En ese sentido, se establecen fases de implementación de costo como planificar definiendo los objetivos, luego probar procedimientos y formatos; después, proveer actualizaciones de mejora; posteriormente organizar y programar seguimiento; y finalmente, la involucración del personal requerido.

Los beneficios de los costos objetivos pueden significar un reto para el personal de mantenimiento, asimismo, los operadores pueden ser urgidos a mejorar. También permiten enfocar unidades de alto costo, por consiguiente, pueden indicar puntos débiles en máquinas específicas, impulsando cambios favorables. Los elementos son: proyectos de inversión que pueden ser los equipos nuevos, las mejoras y los reemplazos; mantenimiento de planificado que son la inspección, la conservación y restauración; y por último, el mantenimiento reactivo que culmina con la reparación de lo observado.

En definitiva, la gestión de mantenimiento tiene como finalidad planificar, organizar, dirigir y controlar las actividades necesarias para obtener y conservar un apropiado costo de ciclo de vida de los activos y una ventaja competitiva adecuada para que logre sus objetivos y optimice su rentabilidad, previniendo fallas y otorgando los recursos necesarios para que la máquina u edificación este en estado de funcionalidad.

Escrito por:

Jhordan Huachaca Minaya