En Tgestiona estamos comprometidos a brindar soluciones de negocios que satisfagan las necesidades de nuestros clientes proveyendo servicios confiables, eficientes y oportunos. Es en ese contexto que el uso de las ventajas tecnológicas de los productos y herramientas digitales disponibles en la actualidad son de uso imprescindible para brindar un servicio de calidad.

Por ejemplo, en el rubro eléctrico el uso de los conceptos de filiación y selectividad nos van a asegurar una continuidad del servicio con la menor interrupción del suministro eléctrico evitando disparos intempestivos de las llaves termomagnéticas y un ahorro en costes al momento de la instalación, implementación y/o mantenimiento del proyecto.

Selectividad

La selectividad garantiza que, en caso de un corte de energía por una falla en la red, se mantenga operando el mayor número de componentes de dicha red y solo se corte la energía inmediatamente aguas arriba de la falla, reduciendo considerablemente la afectación de otros sistemas que seguirán operando sin problema alguno. De esta forma, solo se separa de la red una parte pequeña de la instalación eléctrica; mientras que los demás circuitos eléctricos que se encuentran en buen estado siguen recibiendo alimentación.

Las ventajas inherentes al uso de la selectividad son:

  • Una mejora en la continuidad de servicio al focalizar la falla y aislarla del resto de la red.
  • Reducción de efectos negativos en los componentes del sistema, como computadoras apagadas intempestivamente, con pérdida de información, daño en la PC, etc.
  • Rápida localización e identificación del problema y corrección de la avería.

Ejemplo:  Como resultado de la selectividad entre los dispositivos de protección A y B, el defecto que se produce aguas abajo de B no afecta al resto de partes de la instalación.

Filiación

La Filiación por otro lado permite utilizar el poder de limitación de los interruptores termomagnéticos aguas arriba de una instalación y que por su diseño posibilitan la instalación de interruptores aguas abajo con poderes de corte inferiores a la intensidad de cortocircuito previstas en sus puntos de instalación. Se puede utilizar incluso si los dispositivos están situados en diferentes cuadros de distribución. Su uso conlleva un ahorro de aproximadamente un 20% de los gastos en protección termomagnética.

Ejemplo:

Consideremos los interruptores en serie, el funcionamiento en filiación entre los dos aparatos está asegurado en el caso siguiente:

El aparato de cabecera de corriente de corte de 36 kA se coordina en filiación con el aparato aguas abajo de 16 kA, sin embargo por filiación se aumenta la capacidad de ruptura de dicho equipo se ve reforzado hasta soportar 30 kA.

Resumiendo: se paga por un equipo de 16 kA más económico y se obtiene un poder de corte de 30 kA gracias a la filiación.

Considerar el uso de estas técnicas en sus instalaciones aseguran una mayor productividad, menores costes y sobretodo mayor seguridad para su empresa y sus colaboradores.

Escrito por:

Ricardo Cortez – Sub Gerente de Operaciones FM 

Miguel Galdos – Jefe de Facility Management