Según la revista Forbes, aquellas empresas que controlen la forma en que llevan a cabo sus procesos serán las que alcancen la excelencia de la mano con su permanencia dentro del mercado. Desde hace décadas, todas las organizaciones buscan interpretar y expresar las necesidades de sus clientes a través de diversas metodologías.

El ciclo de Deming o PHVA es una de las metodologías para la implementación de mejora continua con la cual se puede lograr una adecuada planificación, implementación, control, y así la mejora continua en base a una constante retroalimentación. Por lo tanto, en la gestión de alquileres para inmuebles se describe el ciclo de la siguiente manera: En la etapa “planear”, la plataforma EDI permite la identificación de los inmuebles alquilados vigentes y con variación contractual, así como el registro de los nuevos alquileres.

En la segunda etapa “hacer”, la información extraída de la plataforma EDI y el análisis de la persona encargada conlleva a la elaboración de la solicitud de compra y la preparación de los reportes necesarios para facilitar el control de inmuebles. En la tercera etapa “verificar”, se valida los importes, el periodo y los diversos ítems requeridos para la aprobación de la solicitud por parte del “cliente directo” y por consiguiente evitar el reproceso que genera el retardo al momento del pago y la incomodidad del arrendatario.

Por último, en la etapa “actuar”, se establece los estándares de control y las recomendaciones de mejora continua en la plataforma para brindar un valor agregado a nuestro cliente y anticiparnos a las futuras expectativas. De esta forma, la aplicación de la metodología permite la planificación de los recursos, se considera como esencial al personal y la plataforma EDI para el logro del objetivo, y en el camino buscar la excelencia.

Escrito por:

Daisy Vizcardo Palacios