Según el Estudio Grandes Cifras del Sector de Mantenimiento de Edificios e Instalaciones elaborado por la Comisión de Research de IFMA España.

En esta ocasión el colectivo analizado es el de Mantenimiento de Edificios e Instalaciones; un sector que en 2019 facturó en nuestro país 8.690 millones de euros (un + 2,5% que en 2018), contaba con 1.547 empresas y cerca de 530.000 empleados. Todo ello según los datos del INE y del Observatorios Sectorial que han utilizado los miembros de la Comisión Research.

El estudio cuenta también con los resultados de una encuesta realizada durante el tercer trimestre de 2020 a los asociados de IFMA España. Ante la pregunta sobre cuál es el principal objetivo a la hora de realizar un contrato de mantenimiento la respuesta principal, con un 69,6% de las respuestas, es “aumentar la disponibilidad de los equipos y su vida útil”, quedando muy lejos la segunda que es “optimizar presupuestos” con un 12,5.% Si comparamos estas respuestas con los resultados obtenidos en 2019 a las mismas preguntas, podemos destacar como “la disponibilidad y vida útil de los equipos” va tomando un papel relevante en los servicios de mantenimiento ya que, en 2020 su resultado se sitúa casi un 13% por encima del año anterior. Esto posiblemente sea una consecuencia de la tendencia del mercado a la implantación servicios en los que se prima el resultado, siendo responsabilidad del Facility Manager como experto en este ámbito, gestionar de forma adecuada el mantenimiento de los equipos.

En cuanto a qué tecnologías consideraban los encuestados que iban a consolidarse a futuro en el área de mantenimiento, los expertos apuntaron por este orden el Internet of Things (IoT), 42,9%; los sistemas de gestión de mantenimiento asistido por ordenador (GMAO), 30,4%: Building Information Modelling (BIM), 12,5%: Geolocalización de técnicos, 7,1% y otras herramientas, 7,1%.

La clave del futuro: el mantenimiento predictivo.

Preguntados sobre la evolución de los servicios de mantenimiento en el corto plazo, los encuestados señalaron (76,8%) que esta iba a pasar por la “implantación de metodología de mantenimiento predictivo”. En segundo lugar (67,9%) citaron a los “servicios basado en resultados”; ocupando el tercer lugar (60,7%) la reducción de costes. Otras respuestas sobre la evolución de servicios de mantenimiento a futuro, quedaron muy alejadas: obtención de certificados de calidad (21,4%); continuidad en los servicios de personal (17,9%) y la actuación correctiva, tras fallo (5,4%). En cuanto a los índices de control de calidad de servicio que les son de mayor utilidad en su día a día a los Facilty Managers o Responsables de Mantenimiento, el estudio Grandes Cifras apunta el siguiente orden. En primer lugar, los tiempos de respuesta en el mantenimiento correctivo y disponibilidad de equipos. En segundo lugar, los KPI’s y SLA’s acordados para el mantenimiento preventivo y técnico legal. En tercer lugar, el índice de satisfacción del usuario final de la instalación. En cuarto lugar, la identificación de mejoras en las instalaciones.

El Covid-19 ha impulsado la demanda de mantenimiento en edificios

Como todos los estudios de Grandes Cifras que elabora la Comisión de Research de IFMA España, éste cuenta también con la opinión de un experto el sector. En esta ocasión ha sido Josep Ortí Llop, presidente el comité de edificios de la Asociación Española de Mantenimiento. Para Ortí, la crisis del Covid-19, ha impulsado el mantenimiento de edificios en diversos aspectos “dándose un aumento de la demanda de servicios de consultoría de mantenimiento de calidad, debido a la exigencia del usuario. También ha supuesto la realización reformas in situ de adaptación de instalaciones para mejorar la calidad ambiental; así como una exigencia de mayor disponibilidad de infraestructuras críticas por parte de los usuarios”.

El presidente el comité de edificios de la Asociación Española de Mantenimiento también destaca que “la crisis del Covid-19 ha impulsado la presencia e intervención del Facility Manager en las decisiones de dirección de las compañías para la readaptación de las infraestructuras”, apuntando por último que “para 2021 la necesidad de implantar un correcto mantenimiento preventivo será un punto estratégico en todas las compañías para garantizar un nivel de calidad ambiental y una mejora productiva, proveyéndose también la progresiva implantación de la tecnología Smart Building”.

Fuente: IFMA España.

www.ifma-spain.org