Mantenimiento en equipos de infraestructura. Asegurar la disponibilidad de los equipos para un ambiente, es el principal motivo por el cual se realizan los mantenimientos de manera periódica, pero a su vez también implica poder tener eficiencias en la parte económica. Con la correcta planificación y alta calidad en la ejecución de los mantenimientos preventivos, se pueden identificar posibles fallas a futuro, adelantarnos a las mismas y corregirlas, disminuyendo no solo el impacto del costo de la intervención de un correctivo, sino también de las consecuencias que podría traer la falla del equipo, como paras en la operación y el impacto económico negativo que ello implicaría.

A fin de poder realizar un mantenimiento predictivo eficaz, es importante analizar y clasificar los equipos de infraestructura, principalmente por su criticidad e impacto al dejar de funcionar. Esto dependerá de la actividad en donde estos equipos operen, ya que no en todos los casos, los equipos son considerados bajo la misma criticidad, ello dependerá de la industria. No es lo mismo asegurar el funcionamiento de un equipo de aire acondicionado para una oficina, que el asegurar el funcionamiento de un equipo de aire acondicionado, para un data center donde se cuenta con servidores que requieren estar a una determinada temperatura para poder funcionar de manera óptima.

Una vez identificados los equipos críticos, se debe elegir cuál será el mejor método para determinar si se requiere un mantenimiento predictivo. Para ello plantearemos dos opciones en las cuales podremos decidir:

Durante el mantenimiento preventivo:

Cada vez que se realice el mantenimiento preventivo al equipo, se deberá realizar una revisión general a los parámetros más importantes del mismo, así como una inspección visual y sonora. De encontrar alguna anomalía, se deberá ahondar en la causa de la misma y así plantear qué predictivo se necesitará, cotizarlo y sugerirle al cliente la realización del mismo, explicando cual sería la probabilidad de fallas de no ejecutar lo mencionado, en dicho equipo.

Ventajas:

  • El costo de implementación es menor, debido a que se ejecutará posterior una intervención ya planificada al equipo.
  • Se podrá aprovechar el MPR para la revisión y cotización del predictivo a realizar.

Desventajas:

  • No se podrá determinar si el equipo presenta una posible falla luego del preventivo, ya que solo se inspeccionará durante las programaciones de los mismos.

Monitoreo en tiempo real:

Gracias a la tecnología con la que contamos hoy y sobre todo el uso del IoT (Internet de las cosas), podemos monitorear los principales parámetros de nuestros equipos críticos en tiempo real, los 365 días del año, las 24 horas del día. A través de un aplicativo móvil, podemos ver los parámetros principales de nuestro equipo crítico, recibiendo alertas cuando uno de estos esté fuera de lo recomendable, permitiéndonos de esa manera actuar predictivamente antes de una falla.

Ventajas:

  • No se requiere la intervención física de un técnico para realizar el monitoreo, esta se puede realizar de manera online y en tiempo real.
  • Adicional al monitoreo de parámetros, el IoT nos permite configurar los equipos de manera remota (por ejemplo, el encendido o apagado de los equipos).
  • Se podrán realizar mantenimientos predictivos más eficientes, ya que el técnico sabrá con anticipación cuales son las piezas con mayor desgaste y podrá llevar los repuestos necesarios previa coordinación con el cliente.
  • El IoT, a través de algoritmos permite determinar cuándo una pieza se vaya a dañar, dejando así de lado el error humano durante las inspecciones.

Desventajas:

  • El costo de implementación es mayor, sin embargo, se verá ahorro durante las intervenciones, además de ahorros energéticos.
  • Para poder sacar el máximo provecho al monitoreo remoto, es necesario el uso de un GMAO (software de Gestión de mantenimiento asistido por ordenador), de esa manera tendremos un historial de los equipos tanto críticos como no críticos, gestión de indicadores, etc.

En conclusión, cuando se trata de mantenimiento en equipos de infraestructura, la correcta gestión de predictivos, enfocándonos en la criticidad de los equipos en los cuales se aplicará, nos ayuda a tener una mayor fiabilidad de los mismos y por ende garantiza en mayor porcentaje la continuidad operativa de nuestro negocio. Además de ello, dependiendo de cada caso y necesidad, se deberá evaluar cual es el sistema de monitoreo que mejor se adapta a las necesidades del negocio (evaluando m2, cantidad de equipos, línea de negocio, etc).

Hans Alama – Supervisor de Operaciones – tgestiona

Síguenos en LinkedIn