Hoy en día, la mayoría de empresas de diversos rubros buscan diferenciarse, actualizarse y, por supuesto, brindar mejores servicios a sus clientes. Una manera de lograrlo es alcanzando una norma ISO, pero primero se debe entender su definición y utilidad. Una norma ISO, es una acreditación de cumplimiento de altísimos estándares y que avala que la empresa posee pautas de alta calidad, seguridad y eficiencia en sus servicios.

Además, para lograr una certificación ISO, las organizaciones tienen que cumplir con algunos requisitos en particular, como, por ejemplo: la adaptación de su filosofía, forma de trabajo, sistemas o tecnología. Una vez que se cumplan los requerimientos, una entidad homologada analizará a la compañía para ver si supera las exigencias de la regla y consigue la certificación.

‘’Alcanzar una norma ISO 41001 es un compromiso de vital importancia, ya que significa continuar apostando por el crecimiento de las empresas a través de la difusión y profesionalización de la disciplina del Facility Management, fomentando la competitividad del sector y apostando por la capacitación permanente de sus trabajadores, claro está, que con los mejores estándares del mercado” detalla Vanessa Yupari, gerenta general de Tgestiona, empresa líder de facility management que hace poco obtuvo la norma ISO 41001:2018 con respecto al sistema de gestión de inmuebles, convirtiéndose en la primera empresa en Perú y la región en obtenerla.

En la actualidad, el público en general espera recibir excelentes servicios en calidad, que les genere una experiencia única, haciendo que confíen más en las marcas y generando que el lazo entre empresa y consumidor se fortalezca como alianza estratégica de largo plazo.

Beneficios de un ISO - tgestiona

Entre los principales beneficios que se pueden obtener gracias a una certificación ISO41001:2018 son varios, pero Yupari comenta los tres más relevantes a tener en cuenta para las organizaciones:

Mejora los procesos y aumenta la productividad:

Las empresas que obtienen este tipo de certificaciones poseen una estructura corporativa bien estructurada que vela tanto por sus clientes como por sus colaboradores, ya que son considerados como piezas clave para el desarrollo de la compañía. Desde la ISO 41001 “Gestión de Inmuebles” las empresas proveedoras de servicios certificadas ofrecen a sus clientes procesos estandarizados con las mejores prácticas del mercado, garantizando así la continuidad operativa de los inmuebles de forma eficiente.

Mejora el reconocimiento de la marca y la reputación de la empresa:

Al tener un certificado que garantice las buenas prácticas de trabajo de una empresa, la reputación de marca crece favorablemente y muchas más personas la puedan tener como referente en cuanto a la disciplina de sus servicios, siendo recomendada por más personas gracias a sus buenas prácticas y estándares.

Para concluir, la vocera recomienda que la inversión en capacitación a los miembros de toda la organización debe ser constante y actualizada para estar al tanto de las últimas tendencias y así seguir aportando valor a la economía del país.

Síguenos en LinkedIn