La respuesta es no, hace algunos años se viene estudiando un nuevo tipo de conexión inalámbrica que utiliza fuentes de luz, en lugar de microondas, para transmitir datos, siendo mucho más rápido que el WiFi.

Esta tecnología de conectividad se denomina LiFi, la cual es un sistema de transmisión de datos mediante luz visible o VLC (Visible Light Communication).

La primera vez que se habló de esto, fue en julio de 2011, en la charla de TED,  cuando el profesor de la Universidad de Edimburgo, Harald Hass, demostró que era posible la transmisión de un video mediante una luminaria led.

Para lograrlo se tiene que hacer parpadear la luz de una sola lámpara LED, éste parpadeo es demasiado rápido para ser percibido por el ojo humano, con ello es posible transmitir muchísimos datos; y hacerlo de una forma más eficiente, segura y generalizada.

Las actuales investigaciones, como en el prestigioso Instituto Alemán Fraunhofer o el Instituto de Física Técnica de Shanghái, reportan que se puede trabajar de manera estabilizada y en entornos reales, con tasas de transferencia de 1 Gbps (un gigabit por segundo) y los estudios indican que se podría alcanzar una velocidad de 10 Gbps, es decir, multiplicar por mil la actual velocidad del Wi-Fi.

La clara ventaja de esta tecnología es la velocidad de trasmisión de datos, pero otro aspecto relevante es la seguridad, ya que se podrán interconectar entre sí dispositivos alumbrados por el mismo sistema de iluminación LED, minimizando los posibles ataques o intentos de entrada no autorizados de dispositivos situados fuera de nuestro espectro lumínico. Además al utilizar frecuencias entre 400 y 800 THz, no interfiere con otras frecuencias que utilicemos en el mismo espacio, es decir, no afectaría las frecuencias radiales.


El funcionamiento de la tecnología Li-Fi supondrá un ahorro de costos para las Empresas, al poder prescindir de equipos de comunicación como routers, módems, repetidores de señal, amplificadores de onda o antenas. Estos dispositivos, que actualmente están conectados a la energía eléctrica durante 24 horas al día, todos los días del año; dejarían de consumir electricidad y su función sería reemplazada por una luminaria LED, que en la mayoría de casos ya está encendida durante las horas de trabajo, lo que no supondría un costo extra en dicho periodo de tiempo.


Tratándose de una tecnología en etapa de desarrollo, en el 2018, el prestigiado Instituto de Ingenieros, Eléctricos y Electrónicos (IEEE por sus siglas en inglés) creó un grupo de opinión de especialistas para determinar lineamientos técnicos y económicos para el uso de la luz como medio para las comunicaciones inalámbricas, lo cual sugiere que pronto tendremos un estándar con una familia de normas para la implementación de la tecnología.

Felix Vásquez

Jefe de Operaciones -Tgestiona