La pandemia ocasionada por el virus COVID ha cobrado vidas alrededor de todo el mundo, debido a la proliferación de sus diversas variantes.

Como mecanismo de protección actualmente contamos con 04 opciones para evitar los potenciales contagios, tales como las vacunas, lavado de manos, distanciamiento social y mascarillas; con lo cual de alguna manera hemos podido contener el avance del virus.

No obstante, existe una opción adicional, una que existe actualmente, y no es del tipo biológico o químico, sino mecánico y se llama “ventilación mecánica”, como profesionales del área de mantenimiento y en específico del sistema HVAC, es preciso comunicar la importancia que tiene este tipo de ventilación, para mitigar el riesgo de infección en ambientes cerrados.

Es sabido que el Sars CoV-2 es un virus que se transmite por vía aérea, y en ambientes cerrados, mal ventilados o concurridos, estas partículas infecciosas pueden acumularse en el aire, ser inhaladas y por consecuencia contagiar. Por ello es sumamente importante la ventilación, ya que permite reducir la concentración del aerosol infeccioso en el aire.

Pero, ¿qué entendemos por ventilar? consiste en llevar aire fresco y limpio del exterior al interior y enviar el aire exhalado junto con el aerosol infectado, al exterior. Es ahí donde se recomienda como medida de ingeniería la “ventilación mecánica”.

Es así, que, para mejorar la calidad del aire interior, no solo recomendamos el uso de purificadores de aire, que filtran el aire interior para reducir el riesgo de contagio. Sino también, sistemas de ventilación mecánica para asegurar el flujo e intercambio de aire fresco.

Finalmente, podemos señalar que las enfermedades respiratorias son las principales causas de muerte y discapacidad en el mundo. Ejemplo de ellos son:  la neumonía que mata a millones de personas cada año, la tuberculosis, el asma, entre otras enfermedades respiratorias. Mejorar la calidad del aire que respiramos traería enormes beneficios a nuestras vidas y podría mitigar el riesgo de infección no solo de Covid, sino de todas las demás enfermedades respiratorias agudas y crónicas.

Por Yanet Pardo

Síguenos en LinkedIn